La aventura de Richard Swanson ha llegado a su fin. Este americano de 42 años, que intentaba ir desde Seattle (EE.UU) a São Paulo (Brasil) corriendo y caminando con un balón en los pies, ha muerto atropellado. El trágico suceso se produjo en la ciudad de Lincoln (Oregón), 420 kilómetros después de iniciar su proyecto solidario.




Swanson pretendía recaudar fondos para One World Futbol, una organización encargada de enviar balones a niños de países subdesarrollados. Al mismo tiempo, cumpliría el sueño de su vida: asistir a un Mundial de Fútbol.

El cuerpo del americano fue encontrado este martes, dos semanas después de iniciar un camino que le llevaría a Brasil tras cruzar 11 países. Al parecer un camión lo arrolló a primera hora de la mañana provocando su muerte. A pocos metros, su inseparable pelota.

El fallecimiento de Swanson fue anunciado en el perfil de Facebook de Breakaway Brazil, que el desportista usaba para compartir el día a día de su aventura. En esta página, él mismo se definía como «ávido corredor, jugador de fútbol y amante de todo el noroeste del Pacífico».

Se le ocurrió la idea tras ser despedido por su empresa

Richard Swanson se dedicaba al diseño gráfico, aunque había trabajado durante ocho años como agente de seguros. Después de perder el empleo se sintió «enfadado» y comenzó a pensar en lo que quería hacer en su vida. Fue entonces cuando se dio cuenta de que sería un buen momento para cumplir su sueño de asistir a una Copa del Mundo de fútbol.

Con los hijos crecidos (18 y 22 años), sin una hipoteca que pagar y sin trabajo, pensó que «todas las piezas encajaban para preparar un largo viaje». Salió de su casa con una mochila, algunas pertenencias y un saco de dormir dispuesto a afrontar los avatares que se le cruzaran por el camino.

Descanse en paz.




Comments

comments