El gobierno de Brasil exigirá el título de Doctorado a todos los profesores de las universidades públicas. Así lo ha aprobado el Congreso brasileño, que solo abrirá la puerta a docentes con menor titulación en casos de “grave carencia” de profesionales con título de Doctorado en una ciudad determinada o en un área concreta. 


Esta norma contradice una ley aprobada en diciembre de 2012 que permitía a cualquier persona con título de Licenciado, graduado o equivalente dar clases en las universidades brasileñas. Hasta ahora venía siendo así. Estudiantes con la carrera recién terminada podían impartir clases en las universidades públicas, que además son las más prestigiosas del país.

Eso sí, españoles que estáis pensando trabajar en Brasil como profesores universitarios (me incluyo), no es tan sencillo. Para tener una plaza fija en una universidad pública brasileña antes hay que aprobar unas oposiciones. Lo tendréis más fácil si estáis dispuestos a trabajar lejos de las grandes ciudades. También podéis conseguir un puesto si tenéis la suerte de pertenecer a un grupo profesional no muy asentado en Brasil. En esos casos las exigencias serán menores.

Los profesores se dividirán por clases en función de la titulación

La medida incluye la posibilidad de que los profesores reciban un dinero extra por su participación en congresos, conferencias y eventos culturales y establece cinco clases de profesores:

Clase A:

– Profesor Adjunto A: profesores con Doctorado.

– Profesor Asistente A: profesores con Máster.

– Profesor Auxiliar: graduados, licenciados o con título de especialista.

Clase B: profesores asistentes.

Clase C: profesores adjuntos.

Clase D: profesores asociados.

Clase E: profesores titulares.



Comments

comments