Para The Greatest Shows on Earth’ (Los mejores ‘shows’ del mundo), la televisión brasileña está completamente obsesionada con los programas en los que aparecen mujeres prácticamente desnudas y asesinatos. La presentadora del popular espacio del Channel 4 británico, Daisy Donovan, viajó a Brasil para conocer el país a través de los contenidos de sus canales. “Tengo la teoría de que la televisión es una ventana al alma de una nación“, comienza diciendo en el reportaje.




La periodista visitó algunos de los programas más conocidos de Brasil. Empezó por el reallity show ‘Mis Bumbum’ en el que se busca al mejor culo femenino del país. Donovan alucinó con las teorías de los presentadores brasileños, que explicaban cómo es la proporción de unos glúteos perfectos en relación al resto del cuerpo. Incluso asistió a la final y habló con las participantes rodeada de blogueros (hombres) a los que se les caía la baba y periodistas (mujeres) que no sabían donde meterse.

Allí descubrió el motivo por el que miles de chicas brasileñas están dispuestas a prestar su imagen para esos programas que denigran claramente la imagen femenina. Una de las participantes confesó a la periodista que en Brasil “el culo te puede llevar a lugares“. “Muchas veces tenemos que entrar en la televisión y en los medios por la puerta de atrás. Tenemos que mostrar primero nuestra belleza para después enseñar lo que tenemos por dentro y nuestra capacidad intelectual”, añade Laura, que no ganó el concurso pero sí el título de ‘Miss Simpatía’.

El reportaje realza que en un país con 19 millones de analfabetos “la televisión es todavía más poderosa”. Como ejemplo un botón: la presidenta Dilma Rousseff cambió la fecha de un mitin del líder de su partido en el estado de São Paulo porque coincidía con el final de ‘Avenida Brasil’, una telenovela de la que ella misma se confesó seguidora.

Daisy Donovan se atrevió incluso con ‘Pânico na Band’, uno de los programas con mayor éxito en Brasil que lleva ocho años emitiéndose los domingos en ‘prime time’ y que tiene una audiencia media de diez millones de espectadores. Al comprobar las peleas en el barro entre las ‘panicats’ y los castigos por perder pruebas “sadomasoquistas”, la periodista llegó a la conclusión de que “los programas de televisión en Brasil están obsesionados con las mujeres”.

Más allá de los cuerpos femeninos están los cadáveres de personas asesinadas

El programa británico viajó a Salvador de Bahía para ver en directo otro tipo de programa muy exitoso, el de sucesos. La periodista visitó el plató de ‘Na Mira’, una especie de informativo dirigido por Analice Salles, una presentadora exaltada y populista que muestra cadáveres y escenas extremadamente duras a la hora de comer. Donovan se pregunta constantemente dónde están los límites en las cadenas brasileñas.

La británica termina el reportaje acudiendo a un programa de entretenimiento ¿familiar? en São Paulo. Allí se mezcla con el público y participa bailando con un famoso cantante que estuvo en la cárcel por tráfico de drogas. Este papel protagonista le ha costado a la periodista la crítica de los diarios de su país, como el prestigioso Independent. Después de hablar con una familiar del dueño de la cadena, quien apostó a que después de tres años todo seguiría igual, Donovan concluyó que “Brasil no está hecho para personas con un corazón débil”.



Comments

comments