Los jugadores y el cuerpo técnico de Inglaterra están “histéricos” por las noticias que les llegan sobre los últimos casos de violencia que han tenido lugar en Rio de Janeiro.





Así lo ha relatado el jefe de seguridad de la Federación Inglesa (FA), Tony Conniford, al diario Daily Mail, que también menciona la preocupación de las autoridades por el tráfico de la ciudad y el lugar donde se encuentra el hotel en el que se hospedará el equipo.

Información publicada por el Daily Mail.

Información publicada por el Daily Mail.

“Recibo llamadas de gestores, de mis jefes de la Federación Inglesa, histéricos, preguntando: “Tony, ¿estás seguro de que hay seguridad? Me preguntan si el equipo estará seguro. Están preocupados y son preocupaciones reales. Debemos tener vigilancia extra. No podemos cometer errores.

La seguridad debe ser primordial”, afirma Conniford en unas declaraciones que han encendido todas las alarmas en el seno inglés y obligan a las autoridades de Rio de Janeiro a reforzar la vigilancia en torno al equipo dirigido por Roy Hodgson.

La seguridad no es la única preocupación de los ingleses, a quienes tampoco les ha gustado el hotel donde se hospedará el equipo. El alojamiento en cuestión se sitúa en las proximidades de la favela Rocinha, una de las más grandes e inseguras de la ciudad pese a estar pacificada.

En cuanto al tráfico, el jefe de seguridad de Inglaterra asegura que “es horrible”. “Aunque tengamos una escolta policial, será una pesadilla. Las calles son terribles. El tráfico es mi mayor preocupación, una pesadilla logística. Vamos a estar atrapados en el tráfico todo el tiempo”, indicó Tony Conniford, que custodiará una comitiva de 78 personas, entre jugadores, técnicos y directivos.

Daily Mail critica con contundencia los preparativos del Mundial Brasil 2014, destaca las manifestaciones que se suceden en Rio de Janeiro y se queja de las otras ciudades donde jugará la selección inglesa durante la fase de grupos: Manaos, São Paulo y Belo Horizonte.

Esta es la primera ocasión en la que un miembro de la selección inglesa alza la voz sobre las preocupaciones de su país de cara al Mundial.




Comments

comments