El alto precio del alquiler en Rio de Janeiro y las humildes becas que reciben algunos estudiantes de Máster y Doctorado que deciden continuar su formación en Brasil ha provocado que cada vez haya más jóvenes extranjeros viviendo en las favelas.




Así lo apunta el portal G1 en un interesantísimo reportaje en el que se hace eco de las continuas subidas de los precios en las zonas céntricas y turísticas de la ciudad.

El diario digital ha hablado con seis estudiantes latinoamericanos que reciben entre 1.600 y 2.200 reais (de 522 a 719 euros al mes). De los europeos no dice nada pero conozco casos en los que llegan a cobrar de beca hasta 3.100 reias (1.013 euros), si bien lo normal es que no lleguen a los 1.000. Depende de si la Universidad en cuestión es pública o privada, las ayudas pueden cambiar bastante. Quien tiene la suerte de encontrar un programa afín en una privada (por mucho que tengan peor prestigio), recibirá más dinero. En cambio, las becas de las públicas, en general, son más bajas.

Uno de los casos más significativos de los que recoge el diario es el del colombiano Róbinson Acosta, que llegó a Rio de Janeiro en 2012 para estudiar en el Centro Brasileño de Investigaciones Físicas situado en la zona de Urca, en el sur de la ciudad, uno de los lugares más caros. Cuando llegó recibía 1.200 reais (392 euros) y vivía en un piso en Copacabana que comparía con ¡10 personas!

Favela en Rio de Janeiro.

Favela en Rio de Janeiro.

 

Por un pequeño espacio en la casa pagaba 400 reais al mes (130 euros). Con todo, le subieron el alquiler y decidió trasladarse al barrio de Gávea, donde pagaba 500 reais (163 euros) pero solo compartía el piso con dos personas más. Poco tiempo después se mudó a Tijuca, en la zona norte, donde paga lo mismo pero vive con unos amigos. Así dicho no parece muy comprensible cambiar una zona más o menos buena por una favela pagando exactamente el mismo precio. Sin embargo, el colombiano lo tiene claro: “Es una zona tranquila y las personas son amables”.

Otro estudiante colombiano explica cómo después de un tiempo en la ciudad encontró un piso para él solo en el Morro da Babilonia, en Leme donde paga 800 reais (261 euros) y puede ir a su centro de estudios caminando. “No sabía lo cara que era la ciudad”, lamenta.

Algunos de ellos cuentan que en los habitantes de las favelas encontraron personas más humanas y que se dieron cuenta de la subida de los precios, incluidos los alimentos, tras la llegada de estudiantes procedentes de otros países. La mayoría se quejan de las bajas ayudas y alguno incluso de tener que cocinar y limpiar (¿alguien los obligó a estudiar allí?). También recomiendan coger taxi a partir de las 22.00 para llegar a esas zonas debido a la inseguridad que todavía persiste pese a las políticas de pacificación del gobierno que empezaron hace más de seis años.

Mientras tanto, hasta los propios profesores han percibido la tendencia ‘migratoria’ a las favelas por parte de sus alumnos y reclaman que se cree algún tipo de ayuda que facilite el transporte. Al fin y al cabo, dicen, no es lo mismo vivir en Alagoas que en Rio de Janeiro.

NO TE PIERDAS:

– Tour favela o cómo ver la desigualdad de Río de Janeiro desde dentro

– Un paseo por la favela Vila da Canoa



Comments

comments