Le Terrace Beach es un hotel estilo posada, exclusivo y con vistas a la Segunda Praia de Morro de São Paulo, de la que la separan apenas cinco pasos, literalmente.




Durante mi estancia en esta maravillosa isla bahiana me alojé en este lugar encantador. No me arrepiento para nada. Bajo mi punto de vista la distribución de las habitaciones,  que son más bien pequeños apartamentos (tienen nombre de frutas tropicales), ofrece independencia y comodidad.

Habitación principal de uno de los apartamentos. Foto: Virtudes Sánchez

Habitación principal de uno de los apartamentos. Foto: Virtudes Sánchez

Los cuartos son cómodos, limpios y silenciosos. El mío tenía una habitación con cama de matrimonio y una pequeña sala donde había otras dos camas individuales.

Enfrente, una estancia tipo bar con una barra y un frigorífico donde guardar las bebidas que puedes comprar en las tiendas de la zona. Este detalle me encantó porque tuve la sensación de que todo lo que necesitaría lo tendría al alcance de la mano. Así fue.

Restaurante con vistas al mar donde se toma el desayuno. Foto: Virtudes Sánchez

Restaurante con vistas al mar donde se toma el desayuno. Foto: Virtudes Sánchez

Cuando llegas a Le Terrace pronto te das cuenta de que el hotel es genial pero la zona es tan impresionante que en lo que menos te fijarás será precisamente en la habitación de tu alojamiento (que también).

Está situado justo enfrente de la playa. Recuerdo perfectamente los amaneceres desde la terraza y la relajación tan profunda que sentí mientras desayunaba en el restaurante.

Por cierto, en el buffet matinal encontrarás comida típica bahiana como una tarta llamada ‘cuscuz’ deliciosa que deberías probar si no quieres perderte uno de los grandes placeres que solo encontrarás en esta tierra 🙂

Ambiente exterior. Foto: Virtudes Sánchez

Ambiente exterior. Foto: Virtudes Sánchez

Además de estar rodeado de bares y restaurantes de todos los tipos, este hotel está situado justo enfrente de la playa donde se celebran las mayores fiestas de la isla (exceptuando Toca do Morcego que está en un monte).

Si no recuerdo mal, al menos en la época que yo fui (finales de noviembre) las mayores fiestas se celebraban los lunes.

Jamás olvidaré la música en vivo que sonaba en aquél rincón desde por la mañana hasta por la noche y que, si eres un amante de Brasil y su música popular, te hará emocionarte hasta el punto de plantearte muy seriamente si quieres volver a tu ciudad o prefieres quedarte allí, en Morro, con aquél pueblo alegre, simpático, cariñoso y hospitalario.

MÁS FOTOS: Le Terrace, un hotel completo frente a la playa con más movimiento de Morro de São Paulo

LOCALIZACIÓN Y RESERVAS

NO TE PIERDAS:

– Los taxis carretilla que impactan a los turistas en Morro de São Paulo

– Toca do Morcego, parada obligatoria en Morro de São Paulo

– Cómo ir de Salvador de Bahía a Morro de São Paulo



Comments

comments