Si vas a Arraial do Cabo y se lo cuentas a algún amigo brasileño que conozca esta preciosa localidad seguramente lo primero que te dirá sera: «Tem fazer passeio de escuna!»




O sea, no te puedes ir de ahí sin hacer un tour en barco. De hecho, cuando llegues te darás cuenta de que es así. El pueblo es pequeño y está rodeado de mar, pero si quieres aprovechar la visita de verdad entonces estás obligado a participar en una de estas excursiones. Solo así descubrirás este paraíso situado en la ‘Região dos lagos’, de Río de Janeiro.

Juan es el capitán del barco donde yo fui. Foto: Virtudes Sánchez

Juan es el capitán del barco donde yo fui. Foto: Virtudes Sánchez

 

Mi viaje fue visto y no visto, la verdad. Recomiendo que te quedes mínimo entre dos y tres días completos para disfrutar de todas las actividades al aire libre. Me alojé en la Guest House BTuga, súper recomendable. Ellos me gestionaron el paseo en barco con la empresa Don Juan. ¡Magnífico! Vinieron a recogerme (el barco sale a las 10.00) y pasaron por otras posadas donde otros turistas habían contratado el viaje con ellos.

Qué gente maja, simpática, agradable, dispuesta a cuidar de cada una de las personas que se suben a lo que allí llaman ‘escuna’, el barco. De hecho, antes de empezar van nombrando uno por uno y siempre tienen unas palabras agradables para romper el hielo.

Yo fui sola y acabé haciendo amistad con Mercedes y Maxi, dos de los varios argentinos que trabajan en el barco. Esa es precisamente una ventaja para españoles o latinoamericanos que no controlen el portugués.

En el Saveiro Don Juan pueden ayudarte a integrarte y disfrutar de verdad de las más de tres horas de paseo por playas de aguas turquesas rodeadas de vegetación.

Diría que las fotos más bonitas que tengo de Brasil las hice en este lugar (compitiendo con Itacaré).

Barcos en la Praia do Forno de Arraial do Cabo. Foto: Virtudes Sánchez

Barcos en la Praia do Forno de Arraial do Cabo. Foto: Virtudes Sánchez

 

Dependiendo de cómo esté la meteorología (el viento es muy fuerte en algunas épocas del año) te llevarán por varios rincones increíbles como la Praia do Forno, Boqueirão, Pedra do Gorila, Fenda de Nossa Senhora y la Gruta Azul. Mientras estás en el barco puedes tomar agua y refrescos que están incluidos en el precio final (creo recordar que son 40 reales, algo menos de 13 euros).

También tienen comida si no quieres esperar a alguna parada para tomar algo en los chiringuitos de las playas. Además, si no quieres llevar cámara por miedo a que se moje, te hacen ellos y luego puedes comprarlas.

En resumen, si quieres descubrir los rincones más escondidos de este paraíso, es muy importante que hagas el paseo en barco (passeio de escuna). Te lo dirá cualquiera y te lo digo yo también. ¡Fundamental!

MÁS FOTOS: Descubriendo Arraial do Cabo en el Saveiro Don Juan



Comments

comments