Llevaba años queriendo ir a Itacaré (Bahía). Tenía una imagen de la ciudad idílica, con playas de ensueño, casitas de madera y calles sin asfaltar.

Confieso que alguna búsqueda en Internet también hice en todo este tiempo por lo que no me pilló de sorpresa encontrarme con un rincón maravilloso donde el reggae y la paz dominan cualquier punto. Mi primer día lo pasé en una posada llamada ‘Vila dos Pássaros’.

Llegué al anochecer y su dueño me recomendó zambullirme en el ‘jacuzzi’. Tenía más hambre que ganas de darme un chapuzón pero pude observar que ese era precisamente uno de los valores añadidos de este sitio. El jacuzzi. Un lujo en mitad de la ‘mata’ atlántica 🙂

Terraza donde se sirve el desayuno. Foto: Virtudes Sánchez

Terraza donde se sirve el desayuno. Foto: Virtudes Sánchez

La posada es sencilla y me dio la sensación de estar en un pequeño edificio de vecinos rural pero con mucho más encanto. Todo de madera, con dominio del verde, ajardinado, bien decorado. Los pájaros son absolutos protagonistas de este lugar, que se encuentra a escasos 300 metros de la playa de la Concha, una de las más famosas y la más animada de Itacaré.

Las habitaciones son muy amplias y acogedoras. La mía era para dos y en realidad cabían tres personas pero las hay mayores incluso. Con sus balconcitos de madera, su red al lado de cada puerta, su tranquilidad… porque si por algo destaca esta posada es por el silencio, la calma, el equilibrio que transmite y que te permite aislarte del mundo en el paraíso del surf.

Itacaré ha acogido incluso campeonatos del mundo de este deporte y si algo te encontrarás allí será un montón de surferos, ‘gente boa’, como dirían en Brasil.

Acceso principal a la Pousada Vila dos Passaros. Foto: Virtudes Sánchez

Acceso principal a la Pousada Vila dos Passaros. Foto: Virtudes Sánchez

Algo que me gustó mucho y que todavía recuerdo con cariño es el desayuno ‘buffet’. El orden de las cosas, la variedad y la zona en la que se sirve. Comenzar la mañana al aire libre, respirando calma al lado de un pequeño salón-biblioteca es para disfrutarlo y recordarlo siempre que te encuentres de vuelta al estrés de la gran ciudad. Salir a la aventura para descubrir aquél municipio, uno de los más desconocidos para los turistas españoles, es inolvidable. Sin duda, un lugar al que volvería ir sin pensármelo dos veces.

MÁS FOTOS: Vila dos Pássaros, una posada tranquila en un punto estratégico de Itacaré

LOCALIZACIÓN Y RESERVAS



Comments

comments