Brasil tiene más de 42 millones de personas que declaran ser evangélicas (IBGE, 2010), lo que supone un 22,2% de la población total del país.




Aunque el porcentaje no parezca muy alto en comparación con los católicos, que superan los 123 millones, el 64,6% de los habitantes, lo cierto es que su influencia crece cada día hasta el punto de constituir uno de los lobbys más poderosos, capaz de influir en el guión de las más exitosas novelas de televisión y, por supuesto, en las leyes, principalmente las que afectan a la visión tradicional de la vida (son contrarios al matrimonio homosexual, al aborto, etc…)

Home de FaceGlória, la red social de los evangélicos brasileños.

Home de FaceGlória, la red social de los evangélicos brasileños.

 

En medio de esta realidad nace una red social, FaceGlória, que pretende competir nada más y nada menos que con el mismísimo Facebook. Su creador es el político y religioso Acir Dos Santos, conocido como Acir Filló, actual alcalde de Ferraz de Vaconcelos. Dos Santos trató de aprovechar el impacto de la Marcha para Jesús celebrada a principios del mes de junio en São Paulo y que reunió a, al menos, 340 mil personas según los cálculos de la Policía Militar.

Su intención es convertir esta herramienta en la principal red social segmentada por religión del mundo e incluso iniciar un nuevo proyecto para competir con Tinder.

Sí, pretende crear una aplicación para ligar que «respete los principios cristianos», tal como relató al periódico Zero Hora. ¿Seguro que se puede ligar, ‘paquerar’, ‘ficar’, con alguien respetando las normas evangélicas contrarias a los placeres carnales?

FaceGlória prohíbe algunas prácticas que van en contra de la filosofía evangélica como publicar fotos besando a una persona del mismo sexo. Tampoco se pueden compartir vídeos de anuncios publicitarios que expongan la vida homosexual con normalidad como sucedió con la famosa campaña de O Boticario en la que aparecía una pareja gay intercambiando regalos en el Día de los Enamorados.



Comments

comments