Río de Janeiro no es una ciudad fácil. Preciosa, pero complicada. Tener problemas de seguridad es una posibilidad real. Sin embargo, si tomas las precauciones oportunas y no cometes imprudencias, puedes disfrutar de sus increíbles bellezas, muchas de ellas desconocidas para los turistas.




En Río de Janeiro son comunes los hurtos y cuando el calor se incrementa, los asaltos se multiplican. Se pueden producir en cualquier lugar, pero es desgraciadamente común ser testigo e incluso víctima de los denominados ‘arrastões’. En un español bien castizo podríamos traducirlo como ‘arrasar con todo’. Es lo más literal.
Grupos de jóvenes se juntan para ir a las famosas playas de Copacabana, Ipanema y otras zonas del sur de la ciudad, y llevarse todo lo que encuentran a su paso. Cámaras de fotos, de vídeo, teléfonos móviles, bolsos… cualquier tipo de pertenencia puede desaparecer en segundos.

¿Cómo comportarse en una situación como esa? Poco se puede hacer. Aunque la presencia policial es mayor en épocas de calor, lo cierto es que no resulta suficiente para acabar con este problema que además de provocar el miedo entre los vecinos y los turistas, llega a todos los medios de comunicación internacionales, generando una mala imagen que daña al turismo brasileño.




Gracias a las nuevas tecnologías y a la colaboración de los ciudadanos, cada vez es más fácil saber los puntos exactos donde la gente ha sido robada o asaltada. Esto es muy útil para que otros tengan cuidado a la hora de pasar por zonas que podrían ser inseguras. Existe una aplicación llamada ‘Onde fui roubado’, en la que puedes contar tu experiencia y leer la de otros ciudadanos que han registrado su caso.

Aunque últimamente este tipo de delitos se ha extendido hasta áreas relativamente tranquilas como Barra da Tijuca y Recreio dos Bandeirantes, lo cierto es que suelen ocurrir con mayor frecuencia en otras zonas. Por ejemplo, la playa de Arpoador es frecuentemente citada por los propios cariocas como uno de los lugares donde merece la pena extremar las precauciones. También toda la zona de Copacabana que, por ser más conocida entre los turistas, es un punto atractivo para los ladrones.

Aplicaciones muestran los puntos donde los ciudadanos son asaltados en Río de Janeiro.

Aplicaciones muestran los puntos donde los ciudadanos son asaltados en Río de Janeiro.

 

Otra forma de estar atento a las alertas de víctimas de robos en Río de Janeiro es seguir grupos de Facebook y páginas públicas como ‘Onde fui assaltado RJ’ que en pocos días ha reunido a casi 10.000 seguidores.

Si tenemos en cuenta los últimos datos (agosto 2015) registrados por el Instituto de Segurança Pública (ISP) de Río de Janeiro, los barrios del norte de la ciudad como Bangú, Pavuna, Honorio Gurgel y Madureira son los que más número de robos registran. Hay que tener en cuenta que una gran parte de las víctimas ni siquiera llega a denunciar y desiste de comunicar lo ocurrido a la policía. En el caso de los barrios del sur, otras zonas donde es conveniente tener especial precaución por el aumento de robos son:

– Praça da República
– Avenida Mem de Sá (Metro Cinêlandia)
– Barra da Tijuca
– São Cristovão
– Praça da Bandeira
– Bonsucesso
– Penha
– Meier
– Piedade
– Engenho Novo
– Todos os Santos
– Vicente de Carvalho
– Campinho
– Madureria
– Merechal Hermes (área de Deodoro)
– Taquara
– Realengo
– Campo Grande
– Santa Cruz
– Brás de Pina.

NO TE PIERDAS:

13 normas de seguridad básicas en Brasil

15 pequeñas imprudencias que pueden arruinar tu viaje a Brasil

8 motivos para pasar del alarmismo y conocer Rio de Janeiro

5 cosas curiosas que te pueden pasar en un taxi en Rio de Janeiro

Trucos para coger un taxi con seguridad



Comments

comments