Búzios es una de las ciudades del estado de Río de Janeiro mejor cuidadas y preparadas para recibir a los turistas. Tiene detalles que recuerdan a Ibiza. Por lo menos a mi cuando fui casi me hizo sentir en Europa, más concretamente en nuestras maravillas mediterráneas de España 😀 El caso es que no tiene nada que ver con aquéllos lugares un tanto perdidos e inexplorados que atraen a los viajeros más aventureros. Y aquí me incluyo…




Escultura de los tres pescadores, obra de Christina Motta. Foto: Virtudes Sánchez

Escultura de los tres pescadores, obra de Christina Motta. Foto: Virtudes Sánchez

En Búzios destaca, además de su increíble belleza, la seguridad del entorno. No hay ningún peligro. Bueno sí, el peligro es no querer salir 🙂 Allí van con frecuencia cientos de cariocas (y de otros lugares) a tomar un baño tranquilo, lejos de las multitudinarias playas del sur de Río de Janeiro. Y no solo cariocas porque en los últimos años Búzios se ha convertido en el destino turístico de referencia en todo Brasil.

Lo que era un pequeño pueblo de pescadores, escenario de luchas entre franceses e ingleses y más tarde portugueses, se ha convertido en el ‘Saint-Tropez’ brasileño. Así conocen muchos a este rincón que destaca por su alto índice de desarrollo y por haber sido elegido en múltiples ferias internacionales como uno de los mejores lugares para ir de vacaciones en el mundo. ¡Doy fe!

Tiene solo ocho kilómetros de extensión y, por supuesto, destacan sus 23 aguas de agua cristalina. El centro de la ciudad está lleno de bares y restaurantes estilosos. Además hay varias discotecas famosas como Pacha o Privilège.

Turistas pasean a la orilla del mar en Búzios. Foto: Virtudes Sánchez

Turistas pasean a la orilla del mar en Búzios. Foto: Virtudes Sánchez

Este pequeño paraíso, que forma parte de la Região dos Lagos, ganó fama internacional tras la visita de Briggite Bardot. La actriz francesa pasó unos días junto a su novio brasileño en el año 1964 y colocó a Búzios en el mapa de los turistas más pudientes.

 

De hecho, hay incluso una avenida con su nombre y una escultura donde es imprescindible hacerse una foto antes de dar la bienvenida a la ‘saudade’. Si decides ir, echarás de menos este pacífico, relajante y hermoso lugar. Sin duda… 😉

TE PUEDE INTERESAR:




Comments

comments