En mi primera visita a Ilha Grande (por el momento he ido solo una vez pero pienso volver pronto), escogí Vila do Abraão para alojarme. Allí llegan la mayoría de las embarcaciones. Es como el barrio más habitado de la isla. Un altísimo porcentaje de las posadas y restaurantes se encuentran en este punto, por lo que la alta competencia también permite encontrar alojamiento a precios más bajos.




En Ilha Grande hay muchísima oferta. Por todos lados encontrarás posadas de diferentes niveles. Algunas muy modernas, estructuradas, ‘cool’, otras más acogedoras donde el ambiente es como en un ‘bed and breakfast’.

En ese tipo de alojamiento la gente se conoce en el desayuno, quedan para hacer actividades juntos y son tratados de una forma más humana por el personal. Otras son más cutres, ¿para qué vamos a engañarnos? De esas experiencias ni siquiera voy a hablar por que ¿para qué? Vamos a quedarnos con lo bueno 😉

Fachada de la Pousada Porto Abraão en Ilha Grande. Foto: Virtudes Sánchez

Fachada de la Pousada Porto Abraão en Ilha Grande. Foto: Virtudes Sánchez

 

Mi primera casa en Ilha Grande, y digo casa porque realmente me trataron como si me conocieran de más tiempo, me ayudaron en todo, me dejaron ropa de abrigo, me asesoraron para organizar mis actividades… fue la Pousada Porto Abraão. Es un edificio relativamente grande, de dos plantas, con un patio alrededor del cual se encuentran las habitaciones. Estas son extremadamente limpias, acogedoras y tienen una decoración tropical y colorida. ¡Me encantó!

Mi colorida habitación en la Pousada Porto Abraão en Ilha Grande. Foto: Virtudes Sánchez

Mi colorida habitación en la Pousada Porto Abraão en Ilha Grande. Foto: Virtudes Sánchez

 

La posada es muy silenciosa, perfecta para descansar. Y no es que yo fuera con la idea de descansar. Realmente lo que quería era hacer trilhas, paseos en barco, estar en la calle todo el día. El problema fue el tiempo. La lluvia me obligó a recluirme en la posada más de lo que me hubiese gustado, pero bueno… allí me quedé hablando con la dueña, ‘trocando ideias’, tomando el ‘cafezinho’ con dulces que tienen preparados allí para los huéspedes… como si estuviera con las vecinas del pueblo. Todo muy acogedor 🙂

Desayuno en la Pousada Porto Abraão en Ilha Grande. Foto: Virtudes Sánchez

Desayuno en la Pousada Porto Abraão en Ilha Grande. Foto: Virtudes Sánchez

Además de la estructura de las habitaciones y la comodidad de las camas, me gustó muchísimo el desayuno. Como casi en todos los lugares de Brasil con una estructura decente, sirven una buena variedad de frutas, cereales, granola, zumos, dulces, panes, embutidos… para ser una posada el desayuno es mucho mejor que el de varios de los hoteles en los que me he alojado en Brasil y aquí recuerdo alguna que otra cadena famosa que deja bastante que desear.

La posada está cerca del puerto y de la iglesia de São Sebastião. Hay multitud de bares, restaurantes y lanchonetes para comer y el camino de vuelta a cualquier hora del día o de la noche es seguro. No tienes por qué preocuparte 😉

MÁS FOTOS, OPINIONES Y RESERVAS: Pousada Porto Abraão en Booking.com

NO TE PIERDAS:

Ilha Grande, el paraíso natural (y turístico) de Río de Janeiro

Cómo ir de Río de Janeiro a Ilha Grande

Las 5 mejores islas de Brasil



Comments

comments