La primera vez que vi un tendedero en el techo en una casa en Rio de Janeiro pensé que la dueña tenía gustos domésticos un poco extraños. No le di más importancia a pesar de que era imposible tender sin su ayuda. Me costó entender el mecanismo del aparato porque se caía sobre mi cabeza cada dos por tres.




Cuando me cambié de casa (y me cambié de casa unas cuantas veces) me di cuenta de que no era cosa de la mujer porque el sistema se repetía. En un apartado de la cocina, ahí estaba el tendedero con sus cuerdas dispuestas para subir y bajar, subir y bajar…

Por lo visto en España también hay gente que utiliza este método. Yo no lo había visto y no lo he visto hasta hoy nunca. Ni en Madrid ni en Castilla-La Mancha, pero si dicen que existen, existirán, aquí hay de todo.

Acostumbrada a tender en la calle, en la ventana de la cocina o en un tendedero de pie, esta forma de poner a secar la ropa me resultó de lo más curiosa. Y el vídeo tuvo muchísimos comentarios en Facebook de gente que contaba cuál fue su reacción cuando lo descubrió o cómo era su experiencia en Brasil, en España y en otros países.

Parece una tontería pero es una de las mil curiosidades y diferencias que me E-N-C-A-N-T-A contar y que además me piden 😉

NO TE PIERDAS:

Así son las panaderías brasileñas: bazares de dulces y pan con leche

– La curiosa forma de tirar la basura en Rio de Janeiro

– Así limpian la casa en Brasil: sin fregona y ‘rebolando’

– 6 fotos que demuestran la obsesión de los brasileños con la limpieza

Comments

comments