La mayoría de las casas en Brasil disponen de filtro para limpiar el agua del grifo y consumirla con seguridad. Cierto. Si digo que no se puede beber agua del grifo, me dirán que no es verdad porque hay zonas y zonas y bla bla bla… ¡también es verdad! Como el país es gigantesco no puedo generalizar tanto. Dicho esto, vamos al grano. Hay una forma de comprar agua mineral muy barata: los ‘galões’.

Yo a veces bebo agua del grifo pasada por el filtro, pero si puedo elegir prefiero que sea embotellada porque me da cierta tranquilidad. Aunque no es unanimidad entre los especialistas, porque algunos de ellos aseguran que ni siquiera el agua embotellada es 100% segura y que tiene más o menos la misma composición y propiedades que el agua del grifo, prefiero consumir agua mineral en Brasil.

Instalación del 'galão' de agua en casa. Foto: Virtudes Sánchez

Instalación del ‘galão’ de agua en casa. Foto: Virtudes Sánchez





Hasta hace poco tiempo iba al supermercado y compraba varias botellas de 1,5 litros. Hasta que me cansé de pagar una fortuna y principalmente me cansé de cargar con kilos y kilos de bolsas a mi casa. Era un castigo diario. Sobre todo porque desde que empecé a hacer ayuno intermitente hay días que bebo entre 4 y 5 litros.

Un día recordé que un amigo mío español tenía estos ‘galões’ en casa, que son simples garrafas de 20 litros. Sin más. Ya sé que habrá quien diga que no he descubierto el universo. ¡Ya lo sé! Pero seguro que también hay quien no sabía que un cacharrito de estos cuesta solo ¡10 reais! O sea, no llega a los 2.5 euros y te lo llevan a tu casa.

Lo pedí por primera vez en una de esas tiendas de agua y hielo que hay por la calle. Seguro que quien vive o ha venido a Brasil alguna vez ha visto a los chicos con bicis tipo carretilla transportando agua y hielo. Durante mucho tiempo pensé que eran pedidos solo para abastecer a los restaurantes, pero no. También sirven en casas particulares.

TE LLEVAN EL AGUA A CASA EN TIEMPO RÉCORD

Me llevaron mi primer ‘galão’ a casa y los siguientes los pedí por teléfono. A veces en menos de una hora ya lo tengo montado y todo. Con su dosificador, que hay que comprar a parte. Hay gente que es más profesional y tiene la maquinita esa que se usa también en tiendas y todo tipo de centros de trabajo o de servicios y que tiene una manivela y un lugar para poner un vaso y llenarlo.


Vamos, uno de los mejores descubrimientos que he hecho últimamente. Me dura de media unos cinco días, pero bebo mucha agua. Si vives con tu familia seguramente te compense comprar varios ‘galões’ al mismo tiempo. Luego te los cambian. Se llevan los vacíos y los reponen con los nuevos. Si no quieres más, pues nada 😉



Comments

comments