La pregunta del millón de los españoles que viven o van a viajar a Brasil: ¿puedo llevar jamón? ¿Y chorizo? ¿Salchichón? ¿Queso? Somos tan de lo nuestro y echamos tanto de menos la comida de España cuando estamos fuera que sabemos que la vamos a necesitar. Para dar un mordisco y combatir la nostalgia, por lo menos…




Desde 2016 está permitido llevar carnes y lácteos a Brasil pero con limitaciones. La primera es que tienen que ser para consumo propio. Si da la sensación de que quieres venderlos, puedes tener problemas. Asegúrate de que de la impresión de que tu maleta van a ir directamente a la despensa de tu cocina.

Jamón y embutidos en una carnicería. Foto: Bill Walsh

Jamón y embutidos en una carnicería. Foto: Bill Walsh

 

En la medida de lo posible, los productos tienen que llevar el embalaje original con la etiqueta correspondiente para saber su origen y composición. No sé qué pasa si pides en la carnicería que te corten el jamón o cualquier embutido y te lo envasen al vacío. Con el queso no hay problema porque llevará la etiqueta seguramente, pero con la carne es más difícil.


Todavía no he pasado por esa situación así que no puedo contar el desenlace pero lo haré este mes. Llevaré jamón directamente de la carnicería envasado al vacío para hacer un test. Actualizo en cuanto tenga el resultado.

Lo que también es muy importante son las cantidades. Se puede llevar:

  • 10 kilos de productos cárnicos industrializados (jamón, chorizo, salchichón, lomo…)
  • 5 litros o 5 kilos de productos lácteos industrializados
  • 5 kilos de productos derivados del huevo
  • 5 kilos de pescado ahumado, seco o salado
  • 5 kilos de dulces que contengan huevos, lácteos y/o carne

Si tienes cuidado con todas estas cantidades y condiciones, que son bastante generosas, no te pasará como a mucha gente le ha ocurrido alguna vez: que te retengan todo en el aeropuerto.

Ahora puedes llevar tu jamón, tu queso, tu chorizo y hasta tus morcillas para hacer cocido si hace falta.

Y tu gente en Brasil te lo agradecerá. Además, es una forma de compartir la cultura española a través de nuestra gastronomía.  Quien no haya venido nunca a España puede acercarse comiendo un poco de ese jamoncito tan rico que le vas a dar a tus invitados, ¿O te lo vas a quedar todo para ti? ¡Invita a unas tapas! 😀



Comments

comments