En mi último viaje a Búzios hace un par de meses me alojé en el Búzios Samba Hostel, un hostal nuevo que pertenece a una pareja encantadora, joven, internacional y familiar. Ese es precisamente el concepto que han querido imprimir a su negocio. No es un sitio frío donde ir a dormir sino un hogar en el que encontrarás la ayuda y orientación que necesitas y además harás amigos.

Patio y piscina de Búzios Samba Hostel. Foto: Virtudes Sánchez

Patio y piscina de Búzios Samba Hostel. Foto: Virtudes Sánchez



 

Búzios es una de las ciudades favoritas de los turistas que van a Brasil. Lugar de descanso, pero también de fiesta, es uno de los destinos preferidos para los propios brasileños. A poco más de dos horas de Rio de Janeiro, es una opción perfecta para conocer un municipio completamente diferente a la capital carioca, encantador, estiloso y agradable.

Hay un montón de playas preciosas que deberías conocer antes de elegir alojamiento, porque en función de tus preferencias así será tu destino ideal. Sin embargo, la de Geribá es perfecta para casi todo el mundo.

Primero porque es posiblemente la más famosa de Búzios y una de las más visitadas por los jóvenes. Y segundo porque tiene todo cerca: bares, restaurantes, tiendas y supermercados… todo lo que puede hacerte falta durante tus días de vacaciones en la ciudad.

Entrada del Búzios Samba Hostel. Foto: Virtudes Sánchez

Entrada del Búzios Samba Hostel. Foto: Virtudes Sánchez

 

El Búzios Samba Hostel además está a unos cinco minutos caminando del Porto da Barra que es un sitio donde hay varios restaurantes de diferentes conceptos, con preciosos diseños y muy cuidados. Por las noches la iluminación y el ambiente es precioso.

A mi me encanta para ir a tomar un café por la mañana, hacer una compra de frutas en el supermercado de al lado y empezar la ruta del día con muchísima paz y tranquilidad.

El hostal en sí tiene varias habitaciones, que en función de con quien vayas a estar en tu viaje a Búzios se pueden adaptar.

Por ejemplo, si vas con un grupo grande de amigos o incluso sois una familia, solo tienes que comentárselo a ellos cuando hagas la reserva para que adapten la habitación a vuestras necesidades. En eso son súper flexibles y atentos.

También tienen ‘churrasqueira’. Podéis comprar carne, hacer una barbacoa en el jardín y tomar un baño en la preciosa y limpísima piscina que tienen. ¡Es genial! Mejor final de tarde imposible.

Además, disponen de bicicletas para alquilar. Es lo mejor para moverse por la ciudad y no gastas casi dinero, solo el alquiler que es barato. Al final Búzios es grande y para moverte de un sitio a otro o tiras de Uber o tienes que ir en ‘van’ (furgoneta). La bicicleta te puede ayudar bastante y puedes meterte con ella en lugares que seguro vas a querer conocer por el camino.

Quien administra el Búzios Samba Hostel es Alessandra, una chica joven y súper simpática que se encarga de que todo funcione bien y que los huéspedes estén contentos y disfruten de su estancia. Yo fui para dos días, me acabé quedando una semana, nos hicimos amigos y ya voy a volver. ¡Es genial!

El desayuno está incluido en el Búzios Samba Hostel. Foto: Virtudes Sánchez

El desayuno está incluido en el Búzios Samba Hostel. Foto: Virtudes Sánchez




Una cosa que me gustó mucho fue que a pesar de ser un hostal, el desayuno está incluido. Café calentito en grupo para empezar bien el día. Es buenísimo para conectar con la gente y preparar las actividades.

Hablando de actividades, en Búzios Samba Hostel te ayudan a organizar ‘trilhas’, que son paseos por el campo a los que deberías ir con algún guía. Yo fue con Matheus, que es amigo de Alessandra y de su marido, y puedo decir que gracias a él descubrí los lugares más recónditos y naturales de la ciudad.

La Rua das Pedras, que es el centro donde sale la gente por la noche y donde están los bares con más movimiento está a unos tres kilómetros. Se puede ir en Uber tranquilamente a cualquier hora del día y de la noche.


Comments

comments