La trilha del Morro da Urca es bastante conocida entre los ‘trilheiros’ (senderistas) de Rio de Janeiro. Es un camino sencillo y agradable que te lleva a uno de los puntos turísticos más importantes de la ciudad y del país: el Pão de Açucar, o Pan de Azúcar en español.


Es una actividad segura y accesible para cualquier persona con buena salud. No hay que escalar ni subir peldaños y cuestas demasiado inclinadas como en otras trilhas en Rio de Janeiro, como la de Pedra da Gávea.

Vistas de la trilha del Morro da Urca en Rio de Janeiro. Foto: Virtudes Sánchez

Vistas de la trilha del Morro da Urca en Rio de Janeiro. Foto: Virtudes Sánchez

 

Dependiendo de donde estés y cuál sea tu presupuesto, te convendrá llegar hasta el punto de inicio de una forma o de otra. Yo fui en Uber hasta la Praia Vermelha. También puedes ir en autobús o en metro. De esta forma tendrás que caminar bastante. Si estás alojado en la zona sur, lo mejor es Uber u otra aplicación de transporte como 99 taxis que mucha gente utiliza en la ciudad porque a veces sale incluso más barato. Otra opción es ir en bicicleta.


Llegando a la Praia Vermelha, en un lateral, verás un acceso como a un camino. Es la estrada Claudio Coutinho. Si estás desorientado, pregunta. Es un lugar bastante conocido. Cuando llegues a la puerta, entras y surge un camino. Enseguida a la izquierda verás unas escaleras. Sube por ahí. Si vas recto, el paseo es mucho más corto y el destino final no es el morro, lo alto de la montaña, sino un sencillo mirador al mar.

Subiendo las escaleras empiezas la trilha de verdad, la que te lleva al Morro da Urca. Ojo, porque es diferente lo que es la montaña del Pan de Azúcar en sí, al que la gente llega en ‘bondinho’, teleférico.

Después de caminar una media hora llegas a la parte donde están todos los puestos de comida, las tiendas y las exposiciones de los primeros teleféricos de la historia del Pan de Azúcar. Allí puedes tomar algo o incluso llevarte tus propias cosas y hacer un picnic.


Si quieres ir de esa montaña a la otra que está al lado tienes que subir al teleférico y para eso sí que hay que comprar la entrada. Hay una forma de llegar haciendo escalada pero esa es otra historia porque estaríamos hablando de otro camino y de ir con equipamiento y especialistas en escalada.

 

Si lo prefieres, ve con profesionales. Te recomiendo la actividad organizada por Civitatis. Lo sencillo, atractivo, barato, divertido, natural y 100% seguro es esto.

La mayor parte del camino, tanto a la subida como a la bajada, está compuesto por escaleras. Te cansarás de subir y bajar, seguro. Es un ejercicio en toda regla, pero nada arriesgado.

El camino de la trilha del Morro da Urca es muy sencillo. Foto: Virtudes Sánchez

El camino de la trilha del Morro da Urca es muy sencillo. Foto: Virtudes Sánchez

Nada más terminar el camino de escaleras y tierra aparece un descansillo desde donde se ve la Playa Vermelha, preciosa. Es un punto donde te saldrán fotos de Rio de Janeiro inolvidables. Luego, sigues caminando y ya encuentras las exposiciones, puestos, bares y tiendas, que se multiplicaron después de los Juegos Olímpicos de Rio 2016.

La bajada es más llevadera que la subida pero igual de tranquila. Puedes parar para tomar un baño en esa maravillosa y tranquila playa, comer churrasco en los puestos o volver a tu hotel, apartamento o al lugar donde estés. También puedes aprovechar para hacer esta visita y pasar la tarde a Copacabana.

Otra alternativa es subir al Pan de Azúcar no tan temprano, aprovechando que habrá menos gente, y luego hacer un tour por Rio de Janeiro.

Si vas por la mañana temprano, hasta que anochezca, todavía te da tiempo a organizar otras actividades por tu cuenta. Rio de Janeiro es infinito, su naturaleza increíble y puedes aprovechar para hacer un montón de cosas.

Comments

comments