La Ilha da Gigóia es un pedazo del paraíso escondido en Barra da Tijuca, zona oeste de Rio de Janeiro. Muchos cariocas han oído hablar de ella, pero nunca han ido. Y es tan fácil… solo hay que atravesar la laguna de Marapendi en barca. El trayecto dura un minuto. Exactamente, un minuto. 60 segundos y dos reales (el precio del viaje en barca) que más valen la pena en la ciudad maravillosa.

Llegada a la Ilha da Gigóia. Foto: Virtudes Sánchez

Llegada a la Ilha da Gigóia. Foto: Virtudes Sánchez



En realidad no es una isla como tal, no vayas a pensar que tiene las dimensiones y características de una Fuerteventura de la vida. Es un islote situado en medio de la Lagoa da Tijuca. Ni siquiera tiene una playa donde poder bañarse y tomar el sol, pero sí muchísimos rincones encantadores para relajarse, hacer fotos, leer, hacer un picnic o simplemente disfrutar del paisaje.

No hay coches, no hay más barullo que el de los apenas 3.000 residentes y los turistas y curiosos que pasean tranquilamente por las calles llenas de vegetación. Flores coloridas y diversas ponen el marco a un lugar donde predomina la paz y la naturaleza.

También hay muchos bares, ‘lanchonetes’, y pequeños restaurantes con espacios interiores y exteriores. Tiendas de açai y helados e incluso vendedores ambulantes con los típicos ‘salgadinhos’ (empanadas, pan de queso, kibes…) que te ofrecen un tentempié para amenizar tus paseos.

Las barcas que conectan Barra da Tijuca con Ilha da Gigóia. Foto: Virtudes Sánchez

Las barcas que conectan Barra da Tijuca con Ilha da Gigóia. Foto: Virtudes Sánchez

 

Llegar me pareció mucho más fácil de lo que nunca pude imaginar, realmente. Si vas en coche a lo mejor se complica la situación porque tienes que buscar aparcamiento en una zona próxima a la salida de las barcas. Para mi y, pensando en turistas, lo más práctico es llegar en metro hasta la parada de Barra da Tijuca (Jardim Oceânico).


Allí, preguntas exactamente la calle donde salen las barcas hacia Ilha da Gigóia (depende de por donde salgas el camino será uno u otro pero ambos súper próximos). Cuando llegas a la salida de las barcas, es solo comprar el billete y llegar. Muy sencillo. La rapidez dependerá de tu punto de origen. Si estás en la zona sur (Leme, Copacabana, Ipanema, Leblon…) llegar en metro es facilísimo y rápido.

La Ilha da Gigóia es un sitio perfecto para hacer fotos bonitas: Foto: Virtudes Sánchez

La Ilha da Gigóia es un sitio perfecto para hacer fotos bonitas: Foto: Virtudes Sánchez

¿ALOJARSE EN ILHA DA GIGÓIA?

No es necesario buscar alojamiento si tu plan es descubrir esta maravillosa isla. Puedes ir solo a conocerla, caminar un poco y volver a Barra da Tijuca o al barrio donde estés en Rio de Janeiro. Sin embargo, sí que hay algunas posadas y casas de huéspedes sencillas y acogedoras que pueden ser una buena opción para pasar un par de noches.

La gente que busca alejarse del mundanal ruido, desde luego, debería tenerlo en cuenta porque este paraíso te hará sentir como en cualquier pueblecito del nordeste brasileño sin necesidad de coger un avión. ¡Vale la pena!

 

 

Comments

comments