Arena dorada en Búzios. Arena de playa que parece oro, como la ciudad, siempre bella y maravillosa. En uno de mis viajes descubrí el circuito Manguinhos-Ferradurinha, que no es más que un paseo que conecta las dos playas y donde encuentras verdaderas sorpresas como esta que me impresionó.

Estaba alojada en el hostel de mi amiga Alexandra en Geribá, muy cerca de Porto da Barra, uno de mis puntos favoritos en Búzios, donde hay bastantes restaurantes y cafeterías de nivel (veáse: buen pan, buen café y buenos dulces). Matheus, de Búzios Local Trilhas, me recogió para hacer esta actividad.

Fuimos a la playa de Manguinhos donde vimos el muelle de piedra a lo lejos, un sitio muy bonito también para hacer fotos y pasear. Antiguamente, durante la esclavitud en Brasil, desembarcaban muchos barcos con mercancías.

Caminando unos diez minutos siguiendo este camino Manguinhos-Ferradurinha ya encontramos las primeras zonas de arena dorada. Realmente impresionante. ¡Parece que estás pisando oro!

Arena dorada en la playa de Manguinhos de Búzios. Foto: Virtudes Sánchez

Arena dorada en la playa de Manguinhos de Búzios. Foto: Virtudes Sánchez

 

Sin tiempo ni material para hacer grandes sesiones de fotos (¡los creativos que imaginen lo que podría salir de ahí!) seguimos nuestro camino. Llegamos a otro muelle, llamado ‘Barracuda’, ‘Pier da Barracuda’, en portugués. Los locales lo llaman así porque hay una posada con el mismo nombre enfrente. ¡El agua verde y turquesa es espectacular!

La playa de Manguinhos es la más extensa de las playas de Búzios. Durante el camino te puedes desviar a unos zona llena de bambús, súper genial, como de película de exploradores.

Hay una parte del trayecto que se puede hacer en bici. Ir por el medio del campo entre los matorrales y toda la vegetación tropical de Búzios es una experiencia única.

Llegamos a la playa de Ferradurinha, que es muy tranquila y tiene unas rocas con piscinas naturales donde se puede ir incluso con niños.

Después fuimos a ver cocodrilos, pero resulta que cuando llegamos ya era demasiado tarde y se habían escondido. Por lo visto les gusta el sol del día.

Paseo entre las playas de Manguinhos y Ferradurinha, en Búzios. Foto: Virtudes Sánchez

Paseo entre las playas de Manguinhos y Ferradurinha, en Búzios. Foto: Virtudes Sánchez

 

En resumen, este es un paseo perfecto para quienes quieren conocer más profundamente Búzios y no solo la parte más comercial que es donde se quedan la inmensa mayoría de los turistas.

 

Comments

comments