Cuando le dices a alguien que quieres ir al Mirante Dona Marta te suelen responder: “No vayas, ahí es peligroso”. Incluso los propios cariocas muchas veces confunden este mirador espectacular de Rio de Janeiro con la favela Santa Marta, que está cerca pero no es el mismo lugar. Se puede atravesar la favela caminando y subir haciendo una trilha sí, pero puedes evitarlo perfectamente.


La favela Santa Marta está pacificada y es una de las más visitadas de Rio de Janeiro. Incluso hay ‘tours’ para conocer sus calles y la forma de vida de sus habitantes por dentro.

Es verdad que en ocasiones puntuales puede haber algún enfrentamiento y sea recomendable no acercarse demasiado, pero normalmente la situación es tranquila.

Independientemente de eso, el Mirante Dona Marta tiene en común una parte del nombre solo. Se trata de un lugar fabuloso con unas vistas espectaculares de la ciudad. La gente sube a hacer fotos a lo largo de todo el día. Encontrarás a un montón de turistas y de personas que simplemente quieren ir a pasear por allí descansando y registrando instantáneas inolvidables.

¿CÓMO IR AL MIRANTE DONA MARTA?

La forma más fácil, rápida y segura de llegar hasta el punto más alto del Mirante Dona Marta es apostando por un Uber, Cabify o taxi. Entre varias personas os va a salir muy barato y si llegas a un acuerdo con el conductor incluso puede esperarte un rato sin que el contador suba tanto que no te merezca la pena.

Difícilmente vas a pagar más de 50 reales para ir desde Copacabana o cualquier punto de la zona sur. Si estás en el centro o en las afueras, puedes coger un metro o autobús hasta Botafogo y coger un taxi o pedir un coche en una aplicación desde allí. Esa será la forma más rápida y barata.

El Mirante Dona Marta y la favela Santa Marta están cerca pero son lugares diferentes.

El Mirante Dona Marta y la favela Santa Marta están cerca pero son lugares diferentes.

También se puede llegar caminando haciendo una trilha desde la favela Santa Marta. Para llegar hasta arriba hay un ascensor. Si apuestas por ir andando, es recomendable que contrates a un guía porque la dificultad es de media a alta y al final es una comunidad, es mejor ir acompañado por gente que conoce bien la zona.




¿CUÁNDO IR AL MIRANTE DONA MARTA?

Si puedes evitar el sábado, mejor. Es el día en el que más gente visita el Mirante Dona Marta. Encontrar un hueco libre para posar y hacer tus fotos va a ser tarea imposible. Puedes hacerlo. Mis amigas y yo lo hicimos, pero la presión no va a ser igual que la de un día cualquiera entre semana.

Desde por la mañana para ver el sol nacer hasta el caer de la tarde, cualquier momento del día puede ser perfecto para hacer tu excursión.

Una de las vistas que encontrarás nada más llegar al Mirante Dona Marta. Foto: Virtudes Sánchez

Una de las vistas que encontrarás nada más llegar al Mirante Dona Marta. Foto: Virtudes Sánchez

¿CUÁNTO CUESTA ENTRAR AL MIRANTE DONA MARTA?

Nada. No hay que comprar entradas ni nada por el estilo. Simplemente subir y ya está. Si lo miras por ese lado, lo que gastas en el transporte lo ahorras en una entrada que te van a cobrar en cualquier sitio que no sea la plena naturaleza.

Y aquí aprovecho para recordar que si vas a visitar el Cristo Redentor, el Pan de Azúcar o quieres hacer otras visitas y actividades en Rio de Janeiro, puedes ahorrarte las colas comprando las entradas con nosotros. ¡Sí! ¡Ahorras tiempo!

¿QUÉ VER EN EL MIRANTE DONA MARTA?

Lo primero que te llamará la atención cuando llegues es la imagen imponente del Cristo Redendor. Al costado hay una gran piedra en la que si te subes puedes hacer fotos increíbles, simulando incluso que lo estás cogiendo entre las manos.


Al otro lado, caminando un poco y subiendo unas escaleras, encontrarás el mirador en sí que no es más que un muro que protege a los visitantes de caer en la ladera de la montaña. Se ve toda la ciudad. Recordarás esta imagen para siempre, sin ninguna duda.



Comments

comments